PROCEDIMIENTO DE INACTIVACION DE NIDOS MEDIANTE PERTIGA TELESCOPICA

Primero se hace una inspección visual de la zona en la que está el nido y se decide por donde se va a acceder al nido. Si se encuentra en un árbol y a cierta altura, hace falta una o más ramas para poder apoyar la pértiga hasta llegar al nido. La pértiga, una vez desplegada más de 5 metros, es inmanejable si no se apoya.

Se deben evalúar los peligros y problemas que puedan surgir. Si hay vecinos alrededor, hay que avisarles para que no salgan de casa y no abran las ventanas hasta terminar la operación; puede que sea conveniente acordonar la zona para evitar picaduras en personas curiosas; si ocurre un ataque masivo o se cae parte del nido, hay que tener en cuenta una vía de escape de la zona etc.

Se evalúan los posibles daños que se puedan ocasionar. Si hay un curso de agua o una huerta alrededor, el responsable del equipo puede llegar a decidir no aplicar biocida al nido para evitar males mayores. Se comienza a montar la pértiga en dirección al nido, apoyándola en las ramas para ayudar en el avance. A medida que se alarga la pértiga, esta adquiere más peso y el balanceo aumenta de forma considerable. Si se apoya en un punto intermedio, se debe asegurar de que sea seguro. “El“latigazo” de la propia pértiga en su caída, puede ser grave y es imposible dominarlo desde un extremo.

Cuando se llega al nido, sin tocarlo, los operarios se preparan: Uno toma la pértiga, y el otro maneja el impulsor. Conviene llevar el biocida hasta la punta de la pértiga, para que cuando se pinche el nido y se accione el impulsor el producto entre de forma inmediata al mismo. Se introduce la punta en el nido, oblicuamente, y si se puede, por encima de la línea media, para que el producto llegue a empapar todas las partes por dentro. Si accediéramos perpendicularmente desde abajo, el biocida saldría al exterior por el agujero que hemos hecho.

No conviene pinchar en la parte superior del nido, pues es una parte “maciza”, que no tiene relación con la cámara donde viven los insectos, y el producto se quedaría ahí localizado. Respecto a la dosis de biocida a aplicar, como norma general, se utilizará el producto mínimo necesario para realizar el objetivo pero sin que llegue a rebosar del nido. Tampoco hay que olvidar lo importante que es las medidas de seguridad por parte del operario (guantes, etc).

El objetivo es impregnar los insectos que se encuentran dentro y las partes del nido con el producto. Las avispas asiáticas que se encuentren fuera del mismo realizando sus labores habituales, al volver, se envenenan con el producto que llevan sus hermanas y mueren. Este hecho permite hacer el tratamiento durante el día, facilitando enormemente la tarea.

El nido no se retira de su ubicación, y así, el biocida permanece dentro de él hasta que pierde actividad. Es conveniente realizar una marca con pintura a la ubicación del nido para evitar futuros avisos por una colonia ya inactivada.
Hay veces que los Ayuntamientos y bomberos usan una grúa para aumentar la capacidad de aproximación con la pértiga. Para estos casos, la más manejable es la pértiga de fibra de carbono, de muy poco peso, que lleva un impulsor eléctrico con forma de mochila y que se acciona con un gatillo. Son más agiles de utilizar y sobre todo más seguras para el operario.

PROCEDIMIENTO DE DESTRUCCION DE NIDOS CON DISPAROS

Tres o 4 operarios armados con escopetas se sitúan en torno al árbol donde está el nido, de tal forma que puedan aplicar un fuego cruzado. Comienzan a disparar todos a la vez, empezando desde la parte inferior del nido para ir subiendo hasta la parte donde se sujeta a la rama. El objetivo es el de ocasionar el mayor daño posible a todos los habitantes de la colonia y al mismo tiempo destruir el nido completamente.

Aunque el nido se encuentre lejos, es conveniente ir protegido como mínimo con traje de apicultor y guantes gruesos. Si se usa este método cuando las avispas están dentro del nido (amanecer o anochecer), la eficacia es mayor. Después de destruirlo, a veces conviene recoger los trozos de nido caídos al suelo, sobre todo si es un sitio de paso de gente.Para evitar posteriores picaduras, es conveniente colocar varias trampas con atrayente (las mismas que las empleadas en los colmenares) o bien cebadas con avispas o trozos de nido cerca de su ubicación, para que las avispas que se encuentran desorientadas se sientan atraídas y acaben todas dentro de las trampas. Así no habrá riesgo de picadura.

MATERIAL EMPLEADO EN LA INACTIVACION DE NIDOS

Traje protector

Hay que tener en cuenta que el aguijón de la avispa asiática atraviesa con facilidad un traje normal de apicultor y por ello debe ser más grueso de lo habitual (se han dado casos en los que estos trajes especiales también han sido atravesados por el aguijón).

Especial atención merece la parte de los ojos, que deben estar bien protegidos con gafas o con una visera de metacrilato. La avispa al chocar contra la careta de malla es capaz de expeler veneno, y si contacta con los ojos es muy doloroso y puede provocar ceguera temporal. Hay diferentes fabricantes y modelos de trajes en el mercado.

Pértiga telescópica:

Los hay de varios tipos:

  • De aluminio, con piezas intercalables de 170cm. Pueden ser operativas hasta los 25 metros.
  • De fibra de carbono. Los hay de diferentes longitudes (3-9-25 metros). Son muy ligeras y manejables, excepto la de 25 metros, que por la largura que tiene es mucho más voluminosa y pesada, haciéndola bastante difícil de manejar.

Impulsor:

Existen varios tipos:

  • Manual: Consiste en una bomba impulsora, accionada con la fuerza de los brazos. Es capaz de llevar el biocida hasta los 25 metros de altura sin problemas. La capacidad del recipiente que contiene la dosis del biocida permite una eficaz y ajustada dosificación, pues se vacía casi completamente. Sin embargo, es bastante pesada y voluminosa, y hay que aplicar bastante fuerza, siendo indispensable una persona exclusivamente para su manipulación.
  • Eléctrica: Con forma de mochila, se la carga a la espalda y es fácil de trasladar. El alcance llega hasta los 15-16 metros de altura, no más. Se hace difícil la dosificación, pues el depósito debe contener más líquido del que se utiliza. Un buen método de dosificación puede ser medir , por ejemplo, qué cantidad de producto expulsa en un minuto, y después calcular cuánto tiempo necesitaría para expulsarla dosis necesaria (500 ml, p.ej.).

Biocidas:

Los más empleados para inactivar los nidos de V. velutina son losderivados de los piretroides. Algunos se usan diluidos con agua y ayudados de un aplicador (caso de la pértiga); otros se usan en forma de aerosol o spray. Debe ser un producto autorizado para este fin, líquido o en polvo. Conviene usar el que sea menos dañino posible para el medio ambiente pero que cumpla con ciertas características (utilizable a dosis pequeñas, con cierta persistencia – de varias horas- después de emplearlo, biodegradable…). Por norma, se debe de usar aquel que permite realizar bien el objetivo causando el menor daño posible al entorno y al operador.

Para los disparos:

El personal implicado ha de tener permiso de armas y tener la autorización por la administración competente para este tipo de actuaciones.

Otro tipo de material: Agua para limpieza del material y uso personal, envases vacíos para los biocidas, guantes, máscaras, cuerdas, escaleras, insecticidas en aerosol, bolsa de plástico para contener los nidos, plástico grande para poner debajo del nido. También trampas con atrayentes, para atraer las avispas que sobrevivan a la inactivación del nido.

MEDIDAS DE SEGURIDAD DE LOS OPERARIOS

Ante los biocidas empleados:utilizar guantes para hacer las mezclas, máscaras adecuadas para evitar respirar gases o líquidos y gafas protectoras.

Ante los insectos:utilizar el traje protector y los guantes adecuados; no provocar ataques directos al nido (evitar vibraciones, golpes…). Dejar un perímetro deseguridad en torno al nido. Avisar a los vecinos de viviendas próximas de la inactivación del nido. Si ocurren picaduras, mantener la calma y ante cualquier síntoma general dirigirse a un centro de salud.

Ante el medio ambiente:Ser escrupulosos con la dosis a utilizar. No utilizar biocidas cerca de los cursos del agua, pues son extremadamente contaminantes y tóxicos para organismos acuáticos. Sólo inactivar nidos de Vespa velutina; otras especies de avispas, así como los avispones locales no son una amenaza para el entorno.

Cuidado con la pértiga de aluminio: al ser un material altamente conductor eléctrico no se usará en zonas cercanas a torres de alta tensión, conducciones eléctricas o aparatos que supongan peligro de descarga eléctrica; asimismo, tampoco se usará en días de tormenta eléctrica.

Por Favor evalua este artículo